Ensayo sobre la ecuación modificada de Albert Einstein

Empezamos con la archiconocida ecuación de Albert Einstein.
E=m.c²   E=Energía ; m=masa ; c=velocidad de la luz
Esta ecuación, y por lo que se dice en el siguiente vídeo, ni el mismo Einstein sabía su utilización práctica, ya que la había sacado por métodos matemáticos.


Si modificamos la ecuación E=m.c² por esta otra:
E=m.λ².f²  E=Energía; m=masa; λ=Longitud de onda; f=frecuencia
Esta modificación está basada en trabajos prácticos para la obtención de las dimensiones de cavidades resonantes. Se emplea en filtros y osciladores en el campo de las microondas.
Aquí si podemos empezar a imaginarnos muchas fenómenos prácticos y poder vislumbrar soluciones a problemas concretos.
Imaginemos una longitud de onda cercana a los neutrones y la frecuencia más alta posible, entraremos en el campo de la luz, uno de los niveles más extremos de esta ecuación. El otro extremo sería una longitud de onda muy alta y una frecuencia muy baja, aquí podríamos estar experimentando la liberación de energía de un terremoto.
Si la longitud de onda la llevamos a la dimensión del átomo y una alta frecuencia, nos acercaremos a la bomba atómica.
Nos hemos ido a los extremos y hemos dejado un amplio espectro de frecuencias en los que estamos «menos» habituados a ver y a oir.
Cuando las personas hablamos generamos unas ondas que conllevan una energía con su λ y su F. Es una onda-energía relativamente baja y que se atenúa rápidamente, evidentemente esta onda-energía está dotada de una masa que es capaz de mover la parte más sensible de nuestro cuerpo como es el  tímpano.
Si cogemos un tambor podremos observar que a medida que nuestro tambor aumente de dimensión, nuestra λ irá aumentando y si aumentamos las veces que lo golpeamos, es decir la F=Frecuencia, la energía que desarrollaremos irá aumentando con λ y F.
Si el tambor es de grandes dimensiones podremos notar, además de nuestros oídos, la presión sobre nuestro propio cuerpo. La masa que generamos empieza a coger unas dimensiones detectables por otras masas inertes, pudiéndose desplazar por la presión de la Energía-Masa que hemos generado.
01/06/2017 Seguiré…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *