AL SR. IGLESIAS, EL PODEMITA

Sí, a él, que no al cantante, mucho más inteligente. Porque sólo él es capaz de decir las tonterías habituales. La última, de hace pocos días, la de que Puigdemont, ese que está en el campo de concentración de Waterloo, es un exiliado como los republicanos que se tuvieron que exiliar al acabar nuestra incivil guerra.

Mire, sr. comunista y hasta Vicepresidente, lamento varias citas de culto incluidas, y dirigidas precisamente a vd., que sabemos es un hombre mucho más aficionado a las series televisivas. Decía Napoleón que “con las bayonetas se puede hacer de todo menos sentarse en lo alto” y, con sus palabras últimas, acaba de atravesar una línea roja, criticadas incluso por gentes sensatas de la izquierda por injustas, innobles e indignas. Las que me obligan a una respuesta coherente, tan coherente con el civismo como con el respeto hacia la dignidad y la memoria de todos nuestros seres queridos, los que han sembrado este país con sus sufrimientos y sangre, y al que ha llegado justo a tiempo de recoger sus frutos. Sus nueces, como hacía aquél Arzallus, de tan triste recuerdo. Continuar leyendo «AL SR. IGLESIAS, EL PODEMITA»

A la DIVISIÓN CASTILLEJOS…WELCOME

Bienvenidos a Huesca, dicho sea desde lo más profundo del corazón canoso de alguien que, como todos vosotros, y hace ya la friolera de cuarenta y cinco años, tras haber aprobado una difícil oposición, fue expulsado de Madrid, su patria, la ciudad de sus estudios y afectos, hasta aquí, casi el Finisterre patrio.

Fue terrible en su momento para nosotros, andaluces, el saber que nuestros dos queridos hijos pequeños tendrían que comenzar a andar en una tierra totalmente desconocida. Como terribles fueron las inolvidables palabras que tuve que oírme de mi joven esposa, que, sacada por fuerza de las cosas de su querida Ceuta y amamantando aún, al enterarse de nuestro destino, dijo con lágrimas en los ojos algo así como…”esto me lo vas a pagar, esto no se hace”. Continuar leyendo «A la DIVISIÓN CASTILLEJOS…WELCOME»

COSAS DE LA MILI

El eterno anecdotario tan típico y adherido a nuestros mayores, y a nosotros mismos, como las naranjas a la exportación española. Por los años ochenta era, cuando una vez más y, atenazado por el dolor de la morriña, decidí bajar a Sabiote, la patria de mi niñez y adolescencia, mi única patria, y lo hice porque por aquí, por el Altoaragón, ni entonces ni ahora, nunca ha habido UCIs especializadas en los COVID del alma, tan destructivos.

Así lo he venido haciendo desde que la vida me castigó exiliándome al acabar la carrera. De forma que cuando ya no puedo soportar más el desorden de la lejanía y la vida, bajo un fin de semana a ver de nuevo sus olivares, tan ordenados como siempre, y hasta más jóvenes que nunca, en floreciente crecimiento e invasora extensión. Nosotros solitos nos lo buscamos hace demasiados años cuando, como esforzados hijos de nuestros humildes padres, hicimos los deberes necesarios para ser extrusados o escupidos de la propia tierra. No sabíamos entonces que, esforzándonos por salir adelante, lo pagaríamos caro; pero tuvimos que hacerlo, con tal de que no se repitiera el pobre destino de nuestro querido padre en una fábrica, todo el día recibiendo órdenes y sinsabores, lleno de harina hasta los calcetines. El sabor dulzón de la harina. Aún recuerdo sus besos. Continuar leyendo «COSAS DE LA MILI»

RESIDENCIAS DE MAYORES

In memoriam… de nuestro querido padre. 
Mucho fue lo que tuvieron que sufrir nuestros queridos padres, cuando aún no repuestos de su incivil guerra, se encontraron con la papeleta de tener que sacarnos adelante sin apenas nada, sin tan siquiera poder permitirse el menor descanso; pero supieron ir sobreviviendo y creciendo con la dignidad necesaria, sin atormentadores deseos de vacación alguna, con el único anhelo de ver crecer a los hijos, costase lo que costase la inversión en privaciones propias. Continuar leyendo «RESIDENCIAS DE MAYORES»

Agridulce playa

A mi amigo Javier Megino…
Aún no había deshecho la maleta cuando desplegando la antena hacia el mundo encuentro tus siempre analgésicas palabras contra todos los dolores que suelen aquejarmos.
Llego a las vacaciones como tú mismo, con los ojos muy abiertos y prestos a ver todos los posibles efectos secundarios que el tsunami epidemiológico ha producido en la costa.
Y allí donde tú mirada sólo ha podido ver un exceso de africanos (no sabría encontrar otra palabra tan politicamente correcta) que no han podido pasar el Estrecho, un servidor, a más a más, como dicen por Collserola, permíteme contarte otras cosas vistas, porque soy un maniático ser de disciplinada vida que a falta de barco, todos los días se suele montar una peculiar y bicicleta singladura de pobre, desde Sant Salvador a Vilanova, en la que aparte del saludable rocío del amanecer, disfruta contando todas las estelas del camino. Ya sabes, los médicos siempre con la obsesión del termómetro para medir la temperatura de las cosas.
Continuar leyendo «Agridulce playa»

DE DIGNIDAD Y DE COLEGIO DE MÉDICOS

Lo lamento, pero una vez más, el Presidente de mi colegio me obliga a escribir…por no llorar, cuando uno estaría mucho más feliz leyendo. Verán, el pasado viernes, tras una dura mañana de consulta, volvía a casa pensando en cosas de las que no se hablan, de todas las patologías que, asociadas a la ansiedad y al puñetero bicho están aflorando como setas; en lo mío, terribles otalgias (dolores de oidos), imputables a una afectada vecina, la articulación temporomandibular, que por mor de la ansiedad y el estrés vivido, acaba por dar problemas de inflamación,locales e irradiados. Y, por quitarme las telarañas del trabajo, sintonicé la radio, para encontrarme oyendo a una periodista de las de los posibles y tontorrones cien latiguillos “en este caso” por cada diez frases dichas, entrevistandoa alguien que en plan coleguita, comenzaba a presentar…”hola Pepe, Continuar leyendo «DE DIGNIDAD Y DE COLEGIO DE MÉDICOS»

PERSONALÍSIMA CACEROLADA


Qué suena ahora, cuando nos dejan abrir la puerta de esta prisión preventiva y podemos pasar de ser ciudadanos autistas y quietos, como D. Tancredos…”yendo como encantados en esta carreta, no por nuestras culpas y pecados, sino por la mala intención de aquellos a quien la virtud enfada y la valentía enoja” que diría el Ingenioso Hidalgo. Ahora ya, como ciudadanos libres y cubiertos bajo nuestro paraguas constitucional, el que nos protege de la lluvia de las prohibiciones, dejándonos decir y hacer lo que pudiera salirnos desde nuestro hartazgo y rabia.
Continuar leyendo «PERSONALÍSIMA CACEROLADA»

Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos

Por si no cabíamos en casa… nos parió la abuela, dice uno más de nuestros sabios refranes, a los que solemos recurrir cuando queremos resumir y sentenciar una cruel e inesperada situación. Y se me ocurre recurrir a ella, ahora que teníamos olvidada la Peste Negra del siglo XIV, la que mató a las 4/5 partes de Europa, y la epidemia de Cólera de 1.817 que acabó con otros 40 millones, y olvidado incluso al nefasto Napoleón, el que hizo desaparecer a casi tres millones de europeos, en su viaje de sangre y fuego desde Cádiz a Moscú; olvidada incluso “la Peste española” de 1.918, la de los 300.000 muertos. Continuar leyendo «Los  “Peculiares Zascas” de mi colegio de médicos»

ESTAR DE LOS NERVIOS

Es un contundente diagnóstico, el que dan por mi andaluza tierra cuando ven que alguien está apartándose de lo esperado, que tiene reacciones imprevisibles, de salida de pata de banco. Cosas que en días como estos, están aflorando como los hongos otoñales. Llamo a mi amigo Mariano y me comenta…Luis, dice mi mujer que voy a acabar como mi padre, el pobrecillo que al final de sus días acabó hablando sólo, a lo que yo, por consolarle, acabo diciéndole…tranquilo, que son cosas de la edad, que eso ahora nos pasa a bastante gente confinada, pero el auténtico problema, lo preocupante, no es lo tuyo, sino lo que le pasa a Saturnino, nuestro amigo común…que habla e incluso se hace preguntas en voz alta, viviendo solo en su casa, pero lo terrible, lo terrible es que también comienza a contestarse el mismo, de forma complaciente, a la vez que suele quedarse mirando al perro, creyendo haberle oído responder.Y por tan quijotesca forma de proceder, ajena a la realidad más vulgar, pensando en él y en todas las cosas que puedan estar pasándonos en estos momentos, Continuar leyendo «ESTAR DE LOS NERVIOS»